miércoles, 15 de abril de 2009

Convertir un aula en un laboratorio de idiomas (algo cutre, claro)


Esta vez voy a publicar un comentario algo optimista.
Después de los múltiples problemas que he estado escribiendo a lo largo de este blog, me alegra comentar algo que sí ha funcionado en mi centro.
Hemos utilizado las posibilidades multimedia de los ordenadores para las asignaturas de idiomas (y más allá, seguro que es fácil encontrar otras utilidades: películas completas, vídeos, lectura de poemas, ...) con muy poco gasto.
La idea es simplemente incorporar a los ordenadores un accesorio para, de una salida de cascos, hacer dos salidas, y así permitir que cada alumno (que se traerá sus propios cascos, que es más higiénico, la verdad) escuche la salida de audio. Esto, complementado con un servidor Apache instalado en cualquier ordenador del centro (departamento de idiomas, departamento TIC o sala de profesores) donde se han guardado los CD's de los métodos de Idiomas, las canciones y audiciones (en MP3) y las películas que se quieran reproducir, permite dar un paso más en la utilización del aula.

Voy explicando:
De la página comentada por José Luis (gracias por compartirlo con todos), hemos comprado (de momento 45 conectores para 3 aulas) los conectores a un precio de
1'33 Dólares: En total, no hemos pagado más de 50 € por los 45 conectores.
Tras esperar dos semanas a que llegaran los conectores, los hemos colocado esta mañana y han funcionado perfectamente. Hemos colocado el cable en la salida de audio y lo hemos sacado de forma provisional en la caja por delante, enganchados por la puerta.


Más adelante los colocaremos aprovechando dos agujeros de respiración de la parte trasera de las mesas.

2 comentarios:

Carlos Cabanillas dijo...

Pero, hombre, ¿no te has enterado de que ZP y Eva Mª nos van a poner portátiles a tutiplén?

Una idea ingeniosa. Enhorabuena.

Fernando dijo...

¡Valgame Bill Gates!
¿Y dónde vamos a meter tantos aparatos?

La verdad, llega un momento en que da vergüenza imaginarese lo que pueden pensar de nosostros y de nuestros alardes económicos los países menos desarrollados.

Ahora que casi todas las familias disponen de un ordenador en su casa (porque alimentos y comida puede ser que no, pero un ordenador, por supuesto, y al lado de la nintendo DS), nos volvemos generosos...

En fin. Ver para creer.
Muchas gracias por tu comentario, Carlos.